Restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Avanza el trabajo de restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

En la tarde del Martes 08 de Noviembre se realizó en el Teatro Municipal de Chillán la Primera Reunión de Participación Ciudadana, en el marco del proyecto de diseño”Restauración de la Iglesia de la Virgen del Carmen de Chillán; desarrollado por la Consultora Prado y Bozzi Ltda. (Tándem Limitada). y financiado por el Programa Puesta en Valor del Patrimonio.

La ocasión permitió conocer la situación actual del proyecto, la planificación de las futuras acciones, el estado de la estructura de la Iglesia y del Convento, así como la importancia de la participación de la ciudadanía, tanto en informarse como en aportar ideas, observaciones e información (oral, escrita, fotografías) de la historia de este templo.

Restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Durante la exposición de Dino Bozzi, Consultora Tándem, fue posible conocer un interesante antecedente. Por años, por muchos años, se habló que los vitrales de la iglesia de la Virgen del Carmen en Chillán, Los Carmelitas, habían sido traídos desde España. Habrían sido obra de Alfonso Serra de Barcelona.

Dicha información está siendo descartada, luego que los trabajos realizados por la consultora Tandem Ltda. como parte del Diseño “Restauración Iglesia de la Virgen del Carmen de Chillán” han encontrado importantes datos.

Al examinar el estado de los vitrales, vieron que estaban firmados por su autor. Y se trata nada menos que de un chileno, don Ernesto Buttner, de Quilpué. La confección de los vitrales es cercana al año 1912, lo que aún no se define ya que la fecha no aparece en forma nítida en los vitrales examinados.

Fotografía: Templo Los Carmelitas (Libro La Silla del Sol, Vol III)

Fotografía: Templo Los Carmelitas (Libro La Silla del Sol, Vol III)

Era el año 1904 y la Orden de los Carmelitas Descalzos se instalaba en Chillán. Primero en Avenida Brasil esquina Arturo Prat y luego de unos años a Constitución esquina Rosas. Era 12 de diciembre de 1910 y se colocaba la primera piedra de la iglesia y convento que se levantaría en Chillán bajo la dirección del hermano Rufo de San José (de origen vasco), quien fuera el Arquitecto y Director de la obra. Su mano derecha fue el hermano Ciriaco, quien tampoco tenía estudios formales en arquitectura.

El 6 de Julio del año 1913 se realizó la inauguración de la obra, funcionando el convento hasta el año 1972 y la iglesia hasta que el terremoto de 2010 la dañara severamente, sin dejar de mencionar el terremoto de 1939 que derrumbó una de sus torres, entre otros daños. Unos años más tarde fue necesario demoler la torre que había quedado en pie, siendo reemplazadas por un par de torres de cobre.

La construcción de la iglesia se realizó con una estructura de fierros de rieles, cubierto por concreto. De esta forma se incorporaba la construcción antisísmica, permitiendo que gran parte de la obra resistiera el terremoto de 1939.

Desde el punto de vista de la reconstrucción, por ahora las labores son de estudio, de recopilación de información, una de las cuales se realizó con un levantamiento láser, técnica que permite obtener imágenes 3D con un error no mayor a 1/12 de milímetro. En los próximos días se iniciarán estudios de suelo.

Avanza el trabajo de restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Avanza el trabajo de restauración de la Iglesia de Los Carmelitas de Chillán

Una gran parte del cielo del templo se ha caído o se encuentra en mal estado. Esperando aún la realización de un estudio de daños por agentes biológicos (por ejemplo, termitas) lo que podría entregar más antecedentes de daños en su estructura.

Estudios del color de muros han confirmado que se han usado diversos colores, pero se ha determinado que el color original es el blanco, en homenaje a la virgen, por lo que será el color que cubrirá el interior del templo.

La restauración logrará contar con un espacio recuperado y cumpliendo con las normas de construcción actuales.

Más adelante se realizará una nueva instancia de información hacia la ciudadanía, momento que será propicio para recopilar información, ideas y observaciones, en las que se espera una amplia participacíón, de manera que Chillán se comprometa con el cuidado y valoración de su patrimonio arquitectónico e histórico que posee.